LA SONRISA HABLA POR NOSOTROS

17 de Julio de 2017

"Sigue sonriendo, porque la vida es una cosa hermosa y hay mucho por lo que sonreír", dijo hace décadas la actriz Marilyn Monroe. Sorprende que lo diga ella, la actriz que siempre tenía una sonrisa, pero que en su interior le comía la tristeza y la angustia.

¿Cuándo sonríes qué quieres expresar?¿Felicidad?¿Alegría?¿Diversión?Probablemente, pero lo cierto es que de todos los tipos de sonrisa que existen sólo unas pocas demuestran esto. El resto revela sentimientos que nunca creerías se pueden representar con una sonrisa.

Un estudio de la Universidad de San Francisco (EEUU) ha establecido queexisten 19 tipos de sonrisa, pero que sólo seis de ellas son reflejo de estar pasando un buen momento. Las 13 restantes están muy lejos de demostrar algo agradable. Dolor, miedo, enfado, horror, vergüenza...

Todas ellas se pueden dividir en dos grandes grupos: las denominadas sonrisas sociales, generadas con menos músculos, y las llamadas sonrisas sinceras, que utilizan muchos más músculos en ambos lados de la cara.

En definitiva, tu sonrisa puede significar alegría, júbilo o entusiasmo, pero también desprecio, ira, incredulidad o derrota. ¿Increíble? Sonríe.

Un pionero llamado Landis

En 1924 Carney Landis, psicólogo de la Universidad de Minnesota, desarrolló un experimento para estudiar los diferentes tipos de expresiones faciales frente a determinados estímulos. Landis sometió a varias personas a una serie de experiencias psicológicas, emocionales y físicas, las cuales fotografió. Shocks eléctricos, decapitación de una rata, miedo, dolor... Experimentos para muchos cuestionables que revelaron que no existen patrones únicos de reacción ante diversas emociones.

Sin embargo, Landis sí que descubrió que ante distintos estímulos la respuesta era en su mayoría una sonrisa, incluso en las pruebas más violentas. "La sonrisa estaba presente en bastante fotografías (...) Puede ser considerada la respuesta ante cualquier situación", concluyó el psicólogo.

Más de 90 años después las conclusiones de Landis no sólo han sido verificadas por otros muchos investigadores sino que han llevado a determinar que las sonrisas que no responden a un sentimiento de felicidad son la respuesta para distraer de nuestros verdaderos sentimientos, para ocultar lo que realmente estamos pensando, para tapar emociones de asco, de rechazo, de repulsa... Mostrar una sonrisa satisface más a la persona que tienes delante.

Es decir, no toda sonrisa demuestra felicidad ni queremos demostrarla, pero sí que lo parezca. ¿Complicado? Un poco, porque traducir el significado de una sonrisa no es tarea fácil.

Las diferentes expresiones en el rostro de una persona transmiten una amplia gama de emociones y actitudes. "A pesar de que normalmente asociamos las sonrisas con la felicidad, podemos utilizar las sonrisas para expresar una gran variedad de sentimientos", aseguró el doctor Ronald E. Riggio a la revista 'Psychology Today'.

Pero, ¿cómo identificar una sonrisa verdadera de una falsa?¿Cuál es la que miente y cuál es la que dice la verdad? ¿Cuál expresa miedo? ¿Cuál es la nerviosa? "La sonrisa es una de las más sencillas, la más fácilmente reconocible, y sin embargo confusa, de las expresiones faciales, aseguró en 1982 el mayor especialista mundial sobre el lenguaje facial, el psicólogo Paul Eckman, en su estudio 'Felt, False and Miserable Smiles'.

Todos los estudios sobre las expresiones faciales llegan a la misma conclusión: existen decenas de sonrisas que se usan para expresar innumerables sentimientos y muy pocos los de la alegría o satisfacción. Son sonrisas enmascaradas frente a las sonrisas de verdad. ¿Cuáles son las más fáciles de identificar?

1. Sonrisa de Duchenne o verdadera sonrisa

La sonrisa de Duchenne, denominada así en honor al médico francés Guillaume Duchenne, es un tipo de sonrisa que indica una emoción espontánea y genuina. Ésta involucra la contracción de los músculos cigomático mayor y menor cerca de la boca, los cuales elevan la comisura de los labios, y el músculo orbicular cerca de los ojos, cuya contracción eleva las mejillas y produce arrugas alrededor de los ojos. Este músculo no se puede contraer a voluntad, de ahí que Duchenne estableciera que este gesto es el de la sonrisa más sincera.

Duchenne de Boulogne fue un médico e investigador clínico francés del siglo XIX pionero en la neurología y en la fotografía médica. Padre de la electroterapiaempleaba la electricidad como instrumento de experimentos psicológicos al utilizar la corriente alterna pudo estimular con precisión un único haz muscular cada vez.

Duchenne estaba interesado en la mecánica de las expresiones faciales, especialmente en cómo los músculos de la cara se contraen para producir una sonrisa. Conoció a un hombre que no tenía sensibilidad facial y le colocó una serie de electrodos en su cara que fue estimulando con corriente alterna. Gracias a ello, Duchenne descubrió 60 expresiones faciales. En una de ellas, la cara del sujeto aparece con una gran sonrisa sin dientes, con los pómulos levantados y los ojos con numerosas arrugas. Es la sonrisa de Duchenne.

"Una sonrisa falsa sólo involucra a los músculos de la boca y los labios... mientras una sonrisa sincera activa, además, los músculos que rodean los ojos", sentenció Duchenne.

El motivo por el que esta sonrisa es tan diferente a lo que se podría llamar una sonrisa 'falsa' se encuentra en las diferencias neurológicas. La contracción muscular de esta sonrisa proviene de un impulso involuntario que se genera en los ganglios basales del cerebro como respuesta a procesos del sistema límbico. Sin embargo, una sonrisa irreal nace de una activación muscular voluntaria desde la corteza motora.

2. La sonrisa del miedo

Expresa la emoción de temor y se reconoce por una mayor apertura de los ojos y los labios en posición rectangular. El músculo risorio tira de los labios hacia las orejas quedando estos en posición rectangular.

Se trata de una sonrisa que ha permanecido en el ADN de la especie humano. Se puede confundir con la llamada sonrisa nerviosa, pero realmente expresa un temor. No es muy común en los adultos, pero sí en los niños más pequeños que la usan cuando están angustiados.

3. La sonrisa triste

La boca asume una forma asimétrica y el rostro tiene una expresión de profunda tristeza. Según Ekman, la persona no experimenta una emoción positiva, pero tampoco intenta simularla.

Esta sonrisa transmite efectivamente lo que la persona siente: un sentimiento de infelicidad. En esta sonrisa, al igual que la de miedo, desprecio o ira, las emociones negativas son evidentes. La persona no intenta ocultar ese rechazo, ese temor o esa pena.

La presión de los labios, la elevación del labio inferior movido por la barbilla y la tirantez de las comisuras son características propias de este tipo de sonrisas. Puede estar acompañada por otros gestos de tristeza que se suelen dar en las cejas o en la frente.

4. La sonrisa educada

Fue identificada por los psicólogos de la Universidad de California Dacher Keltner y Lee Ann Harker. Es la sonrisa que lanzamos a los extraños.

Los labios se curvan hacia arriba, pero nuestros ojos no se involucran.

Es la conocida como la sonrisa de los políticos, de los vendedores, de los actores durante una entrevista. Es una sonrisa falsa.

5. La sonrisa moderada

Su descubridor fue de nuevo Ekman. Se trata de una sonrisa veraz con la que la persona siente una emoción positiva pero quiere transmitir menos intensidad de la que realmente siente. Es una especie de sonrisa contenida.

Se aprietan los labios, se lleva hacia arriba el labio inferior, se estiran las comisuras de los labios y suelen salir en los laterales de la cara las llamadas "patas de gallo".

El objetivo es frenar la expresión de esas emociones manteniéndola dentro de ciertos límites.

6. Sonrisa de vergüenza

Si presionamos los dos labios y echamos la cabeza hacia adelante estaremos mostrando una sonrisa que quiere expresar que algo hemos hecho mal o que nos han pillado con las manos en la masa.

7. Sonrisa realmente falsa

Responde a una emoción muy negativa que se intenta ocultar por todos los medios. Es la sonrisa más forzada, la que más oculta, la que más miente. Contradice la emoción interior.

El músculo orbicular no se contrae y no aparecen las patas de gallo. Se suelen marcar más en el lado izquierdo del rostro, con lo que es una sonrisa asimétrica. Es la única sonrisa mentirosa.

8. Sonrisa de amor

Si ladeamos la cabeza hacia el lado de la persona a la que quiero expresar mi amor o mi cariño y la acompaño de una sonrisa sincera y auténtica, estaremos expresamos una sonrisa de amor o de cariño.

9. La sonrisa de Chaplin

También conocida como la sonrisa burlona. Los labios se elevan en un ángulo mucho más pronunciado que el de la sonrisa auténtica. Esta sonrisa expresa la alegría del simple hecho de sonreir.

Es muy poco habitual, ya que requiere de la movilidad de un músculo que no todo el mundo puede mover de forma deliberada. Es insolente y burlona a la vez.

10. La sonrisa conquistadora

Es la sonrisa de La Giaconda. La sonrisa con la que Leonardo da Vinci convirtió el retrato de La Moma Lisa es todo un hito.

Se trata de una sonrisa auténtica que se acompaña de una particular forma de mirar. Se trata de la sonrisa que se usa para flirtear. El conquistador lanza dicha sonrisa con una, mira a la otra persona y rápidamente aparta la vista de ella, aunque de nuevo vuelve a mirar, pero esta vez de una manera furtiva y mucho más larga.

11. La sonrisa mitigadora

Este tipo de sonrisa busca suavizar un mensaje desagradable. Es una sonrisa que aparece de repente y de forma muy rápida.

La comisura de los labios se pueden contraer y el labio inferior se eleva durante un momento.