Las encías dañadas pueden ser síntoma de otras patologías.

31 de Marzo de 2017

"Las dos principales enfermedades periodontales en la población española son la gingivitis y la periodontitis. La primera se caracteriza por una inflamación exclusivamente en la encía, sin que exista pérdida del hueso de sostén del diente, y es un cuadro reversible, mientras que en la periodontitis hay una pérdida ósea alrededor de la raíz dentaria y es ya irreversible", señala Óscar Castro, presidente del Consejo General de Colegios de Odontólogos y Estomatólogos de España.

Por tanto, mantener la encía en buen estado es clave para prevenir estas patologías, algo que se consigue con un correcto cepillado de dientes y la adopción de algunos hábitos saludables, como explica Miguel Caracol, de la Unidad de Odontología y Periodoncia del Hospital Ruber Juan Bravo, de Madrid. "La encía se inflama fundamentalmente porque se acumulan bacterias, toxinas y restos de comida al no tener un hábito adecuado de higiene oral. Pero el tabaco, probablemente, suponga tanto riesgo como una higiene oral deficiente. Es impresionante la influencia del tabaquismo en la destrucción de la encía y del hueso. Los fumadores tienen también patología más grave, responden peor al tratamiento periodontal, pierden más dientes e implantes dentales, etc.", apunta.

Además de estos "efectos locales", no prevenir ni atajar a tiempo estas enfermedades conlleva peores consecuencias. "La periodontitis genera un estado inflamatorio crónico que no se limita a la encía, ya que pasa al resto del organismo porque la separación de la encía de la raíz genera una herida abierta que es similar a tener el dorso de la mano en carne viva".

De hecho, Caracol recuerda que hoy se sabe "que la inflamación crónica en el organismo está muy relacionada con enfermedades cardiovasculares asociadas a arterioesclerosis o diabetes. En este último caso la relación es bilateral, ya que la periodontitis impide un buen control de la diabetes y, al contrario, la diabetes no controlada supone un factor de riesgo añadido para padecer periodontitis. La influencia de la periodontitis está estudiándose en más de cincuenta enfermedades sistémicas, pero las dos comentadas son las más importantes", dice Caracol.

SABER CEPILLARSE
Una de las recomendaciones para prevenir estos trastornos se centran en la higiene bucodental con un correcto cepillado, que debe "realizarse al menos tres veces al día y requiere alrededor de 2-3 minutos", recuerda Marta Alcalde, vocal de Dermofarmacia y Productos Sanitarios del COF de Barcelona. "No sólo es importante una buena técnica de cepillado -añade- sino también usar un cepillo adecuado. Se recomiendan cabezales no muy grandes para poder acceder mejor a la parte más interna de la dentadura y filamentos medios o suaves que no sean abrasivos con el esmalte". En cuanto a la renovación del cepillo, varía en función de la persona, "pero suele oscilar entre 2-4 meses",

Sobre el dentífrico, Castro afirma que los ingredientes activos más eficaces frente a las enfermedades de las encías son los antisépticos. "La evidencia más contrastada recomienda la clorhexidina y el floruro de estaño".

Toda limpieza debe incluir el espacio interdental, que puede hacerse mediante seda y cepillos interdentales. "Las últimas revisiones bibliográficas atribuyen a los cepillos interdentarios mayor capacidad de limpieza y de eficacia clínica, probablemente porque su utilización es más fácil que la de la seda dental. En cualquier caso, se use seda o cepillo interdental, hay que hacerlo diariamente", recomienda Castro.